9 de septiembre de 2017

Quizá merendando a las seis (3 de 3)


 
Liberada por su voz del confinamiento matinal,
retomo mi vida alegre degustando un tentempié.
El canapé repasa el último Desayuno con las flores
hilvanando lo que vendrá junto al bocado de dos.
 
Después, continúo con el hacer más allá de tejer.
Canturreo una canción mientras bailo con el jamón,
Y entre tapa y tapa me preparo para la ocasión.
 
Antes de sacar las viandas que nos darán de comer,
Las olivas y el vermut visten la mesa de bermejo azul.
Le miro a los ojos con el hueso en la boca…
Sonrío mientras me arrastro a su piel… 
 
Con la boca de piñón,
Lanzo la pepita por encima del sillón
Mientras lamo su cuello de rey león… 
 
Le beso, acaricio su piel y le toco los pies,
Agasajo sus manos y le sorbo los dedos
Uno a uno los chupo con la mirada perdida
Cuando un rugido le arranca de mí… 
 
Es el bufido de un motor,
de carreras o no, que más da
si el deseo ya no está… 
 
Pienso luego no existo… me dice
Volveré a intentarlo al atardecer,
Quizá ahora le guste antes de cenar…
Pero los años me dicen
 
que regrese a los dedos que alivian mi sed
O espere a que llegue la madrugá,
despierta y abierta hasta el amanecer…
 


27 de agosto de 2017

Desayuno con las flores



Me despereza la luz del día,
los rayos del sol metidos en la habitación
acariciando mi piel desnuda,
mientras un pájaro canturrea una canción.
 
Me levanto con la alegría que regala el día,
caliente como el sol brillante…
Y, con la felicidad en el semblante,
desayuno con las flores del jardín.
 
Los pájaros me visitan con su trino matutino
mientras una flor baila con los rayos del sol.
Poco a poco me uno al festín hallado
cuando una voz resuena desde el interior.
 
El miedo silencia el júbilo de la mañana,
aunque son las diez y no las seis…
Aun así, me despido en un susurro
de camino a mi obligado encierro…
 
Espero a que den las doce o la una
para que la vida vuelva a mí liberada.
La voz de ultratumba me saluda,
me premia con un hola y se toma un café.
 
En la sobremesa, después de comer…
¡¡ Dios !! ¡¡ el sueño vuelve a Él !!
me cuelo en la cama, lenta le beso,
pero su sueño domina mi deseo
que lo somete al exilio de la madrugá…
Dos de Tres...
 
 

26 de agosto de 2017

Sesteando DesPaCiTo

 

Quisiera acurrucarme a su lado,
Sentir su cuerpo dormido,
Colarme en el sueño que le ata
Para ser nudo y desatarle,
Pero la siesta no se hizo para mí.
 
Aun así, me meto en su piel dormida
Como dulce de miel fundida
Noto la respuesta de su cuerpo,
Suave y ligera como una mota,
porque la siesta sí se hizo para Él.
 
Aun así, insisto Despacito,
Despacito le rozo,
Despacito le beso…
Le toco Despacito
Y Despacito le nombro…
 
Le llamo a través de los sueños,
Suave y fina como seda en boca.
Le busco con la piel excitada,
Con miedo al deseo anticipado,
Aun así, entro en su siesta tardía.
 
Le suplico Despacito,
Despacito le rozo,
Despacito le beso…
Le toco Despacito
Y Despacito le nombro…
 
Lenta me deslizo por su cuerpo,
Bajo hasta el tálamo que me tienta y provoca
Y entre gemidos y susurros responde a mi boca
Que la llena con su gracia divina…
Mientras un bostezo le devuelve a su sueño.
 
Le beso Despacito
Despacito me abro
Despacito me palpo
Me toco más que Despacito
Y DesPaciTo me… voy

Uno de Tres...